Flexibilidad y pilates

     Buenos días de nuevo! Comenzamos este año con un primer artículo de una serie en la que vamos a hablar de capacidades físicas, las cuáles vamos a trabajar y mejorar con el método pilates, y el tema de hoy está enfocado en la flexibilidad.

     Lo primero que vamos a hacer es definir esta capacidad física, y básicamente cualquier definición que encontremos va a hacer referencia a la flexibilidad como “la disposición de un objeto o individuo para ser doblado con facilidad”. Éso en términos generales, pero si afinamos un poco más y nos centramos en los músculos, la flexibilidad muscular es “la capacidad de un músculo para ser estirado sin sufrir daños”. ¿Cómo influye esta capacidad en el desarrollo de movimiento de mi cuerpo? Pues bien, los movimientos que realizamos con nuestro cuerpo son posibles porque nuestros músculos y huesos están anclados de forma que la contracción y relajación de ciertos músculos posibilita el movimiento de las palancas óseas a las que están anclados: ese conjunto de músculos y huesos que posibilitan un movimiento se llama articulación. Lógicamente, cuanto mejor esté una articulación, hablando físicamente, mejor será el movimiento que genere. Una articulación sana, fuerte, flexible, móvil y resistente nos permitirá desarrollar movimientos eficientes con gasto mínimo de energía y sin causar daños ni molestias a la articulación. En el futuro hablaremos del resto de capacidades físicas, ya que todo el conjunto es importante para la ejecución del mejor movimiento, pero hablando de la flexibilidad hay una diferencia sustancial con respecto al resto que es muy importante.

     Tanto la fuerza como la resistencia como la coordinación o como el equilibrio son capacidades físicas que podemos entrenar para mejorar. Cuando más y mejor entrenemos y trabajemos esas capacidades, más fuerza y resistencia tendremos y mejor coordinación y equilibrio desarrollaremos. Sin embargo, con la flexibilidad no ocurre de esta manera. Cuando nacemos, si valorásemos por ejemplo nuestra flexibilidad en términos de porcentaje, podríamos hablar de que nuestra capacidad es del 100%, y si no mira como los bebés colocan sus piernas y brazos a veces, como se sientan, como se chupan el dedo gordo del pie, etc. El caso particular de la flexibilidad es que conforme vamos envejeciendo, vamos perdiendo flexibilidad, por lo que hablando propiamente, cuando buscamos entrenar nuestra flexibilidad, no buscamos “mejorar” la flexibilidad de nuestros músculos, sino que lo que buscamos es “frenar” esa velocidad de deterioro de dicha capacidad. Lógicamente, en cuando trabajo mi flexibilidad, noto que mis músculos se estiran más y que me muevo con más suavidad, pero sólo podré “mejorar” hasta el grado máximo de flexibilidad que mis músculos tienen para esa edad determinada o para esas condiciones genéticas que poseo en el momento que comienzo ese entrenamiento. Así, como la degradación de la flexibilidad es progresiva, cuanto antes empiece a trabajarla, mayor grado de flexibilidad podré conservar y más tiempo podré mantener ese grado. Como seguro conoces, las personas que de pequeños han hecho actividades como gimnasia rítmica, danza y otras disciplinas dependientes de una buena flexibilidad, en la edad adulta mantienen bastante bien ese grado de flexibilidad; si en cambio de pequeños no hemos trabajado nada en la flexibilidad y en la edad adulta empezamos con ello, no alcanzaremos ni mucho menos el nivel de esas personas que sí entrenaron en la infancia.

Entrenando-para-mejorar-tu-flexibilidad-2
fuente: www.city-pilates.com

     Así que, como conclusión, nunca es tarde para empezar a trabajar la flexibilidad, porque vamos a conseguir frenar su ritmo de deterioro, pero lo que no podemos hacer es pretender con 40 años ponernos el pie detrás de la cabeza porque de bebé lo hacíamos. Yoga y Pilates quizás sean dos de las mejores disciplinas para trabajar la flexibilidad, ya que integramos el trabajo con la respiración que va a favorecer el desarrollo de los ejercicios y buscamos además un trabajo más global, trabajando en amplias cadenas musculares (de las que hablaremos en otro artículo, aunque en el de SGA -Stretching Global Activo– ya os comentamos algo) y no sólo en un músculo concreto como los típicos estiramientos focalizados sólo en un músculo.

Propósitos de año nuevo!

     Buenas y Felices Fiestas! Estamos ya a las puertas de la Navidad, aunque como dicen algunos pacientes nuestros, hasta que no nos levantamos con el soniquete de la lotería de Navidad parece que no es Navidad! Y es que hay ciertas tradiciones, sobre todo en fechas tan señaladas como estas, que nos acompañarán de por vida y que además nos producen cierta nostalgia a medida que vamos cumpliendo años.

     Pues bien, una de esas famosas tradiciones en estas fechas consiste en hacer una lista de propósitos para el año nuevo, propósitos tan variados como hacer ese viaje soñado, apuntarnos a clases de inglés, cambiar de coche, de casa, de pareja… y cómo no, el que nos interesa a nosotros por deformación profesional, el famoso para el año que viene voy a cuidarme mejor y voy a hacer más ejercicio además de cuidar mi dieta. No nos engañemos, todos hemos pasado por alguna etapa en nuestra vida en la que por motivos variados nos hemos “abandonado” un poco y claro, el cuerpo no está preparado y enferma y se resiente con más frecuencia. Comenzamos en ese momento una lucha contrarreloj para mejorar nuestra salud, resolver ese problema o dolencia que nos está fastidiando de manera puntual y poder seguir con nuestro ritmo de vida lo antes posible. Y cuantas veces, una vez que hemos sacado un poco la cabeza del pozo, se nos olvida todo y volvemos a las andadas. El problema de la salud, o más bien, de la falta de salud, es que sólo nos acordamos de ella cuando aparece y no hacemos nada para cuidarla cuando estamos sanos.

     Desde aquí una serie de consejos para empezar a preparar nuestra salud del mañana, porque piensa en cuidarte ahora como una inversión de cara al futuro. Cuanto más preparado y mejor se encuentre tu cuerpo ahora, más durará en óptimas condiciones, y como les comentamos a algunos pacientes nuestros, desgraciadamente aún no podemos cambiar de cuerpo…pero todo llegará. Hasta entonces:

     – Busca el equilibrio en tu vida en general. Aquí un gran proverbio común en multitud de culturas y religiones. En el centro está la virtud. No te propongas hacer deporte los 7 días de la semana como también has estado 7 días a la semana sin hacer ejercicio este año. Un término medio de 2 veces a la semana actividad física moderada es suficiente. Y si complementamos actividad aeróbica (correr, nadar, andar rápido, bicicleta) con yoga o pilates por ejemplo, mejor, haremos un trabajo muy completo tanto a nivel muscular como a nivel respiratorio y circulatorio.

     – Busca una dieta equilibrada (de nuevo el equilibrio). No nos tenemos que convertir de la noche a la mañana en los “haters” del azúcar, las grasas, la carne. Nosotros por ejemplo seguimos una dieta muy rica y variada durante la semana laboral, con verduras, fruta, pescado, algo de carne blanca y nada de bollería, azúcar, reduciendo mucho el pan, pasta y comida precocinada. Y si el sábado o el domingo nos apetece una hamburguesa o una pizza, pues nos las comemos sin remordimiento.

     – Integra hábitos saludables en tu rutina diaria. Si trabajas en un edificio de varias plantas, usa las escaleras en lugar del ascensor; si vives cerca del trabajo, ve andando o en bicicleta al menos 3 veces a la semana. Si estás en la parada del autobús, no te sientes y quédate de pie moviéndote de un lado a otro; no uses las escaleras mecánicas de los centros comerciales o del metro, y si las usas, no te quedes parado dejándote ir, sube andando; reserva dos horas a la semana para hacer tu rutina de ejercicios y si un día no vas a clase, haz ejercicio en casa (limpia, ordena armarios, coloca la despensa, sube y baja escaleras); llévate al trabajo fruta para comer a media mañana y a media tarde en lugar de salir a por el café y tostadas diarios (además tu bolsillo lo notará); piensa en el sofá como tu peor enemigo;

     – Intenta dormir suficiente para estar descansado. Para que nuestro cuerpo rinda bien, necesita estar descansado, así que trata de dormir las horas suficientes para que todos nuestros sistemas estén en condiciones óptimas cuando los necesitemos a pleno rendimiento.

     En nuestras manos tenemos la llave para un futuro mejor, y el Pilates es sólo una de las muchas herramientas que podemos utilizar, así que os damos una idea para uno de esos muchos propósitos que nos proponemos en estas fechas!

    FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO A TODOS! VOLVEMOS EN ENERO!

IMG_20141217_172659920

Pilates y Osteoporosis

     Buenos días de nuevo! En nuestra entrada de hoy vamos a hablar de un problema muy serio que afecta a un porcentaje importante de la población, sobre todo en edades avanzadas, y principalmente en el colectivo femenino: la osteoporosis. 

     Esta semana pasada, a través de nuestra página de facebook, os enlazamos un vídeo que aunque está en inglés, explica muy bien como se producen las fracturas óseas por pérdida de masa del tejido óseo, siendo las más frecuentes las de cadera y las de vértebras. En el vídeo se ve claramente como el interior del hueso va perdiendo consistencia, se vuelve más frágil al haber más espacios entre las fibras del tejido óseo y con motivo de una presión excesiva o un mal gesto o movimiento, el hueso se fractura.

     Una vez visto el vídeo, vamos a comentar en qué consiste la osteoporosis y la osteopenia, y cómo podemos, a través del método Pilates, mejorar la salud de nuestros huesos y ralentizar la pérdida de masa ósea o incluso recuperar en un porcentaje significativo esa masa ósea. La osteoporosis es una enfermedad ósea que se caracteriza por una disminución de la densidad del tejido óseo y que tiene como consecuencia una fragilidad exagerada de los huesos; la osteopenia es una disminución en la densidad mineral ósea que puede ser una condición precursora de osteoporosis. Sin embargo, no todas las personas diagnosticadas de osteopenia desarrollarán osteoporosis. Aunque no somos especialistas y necesitaríamos una entrada entera para hablar de estas enfermedades, se consideran un signo normal de envejecimiento, es más común en las mujeres postmenopáusicas como resultado de la falta de producción de estrógenos que tiene lugar en la mujer en esta etapa. Otros factores que influyen en el desarrollo de estas enfermedades son el sedentarismo, la falta de ejercicio, el déficit de algún mineral (principalmente calcio) y enfermedades que impiden la correcta absorción y fijación del calcio en los huesos.

osteoporosis
fuente: www.scienceblogs.com

 

     Como puede ayudar el Pilates en el tratamiento de la Osteoporosis y la Osteopenia

     Lo que podemos conseguir mediante un buen plan de ejercicios de Pilates es, según numerosos estudios y bibliografía médica, ralentizar el proceso de pérdida de tejido óseo y en muchos casos incluso ganar masa de tejido óseo en un porcentaje que algunos estudios han cifrado en hasta el 20% anual (fuente www.therapilates.com). ¿Por qué proceso ayuda el método Pilates a ganar masa ósea? Uno de los beneficios del método es el aumento de tonicidad muscular (fuerza) no sólo en los músculos superficiales, sino también en la musculatura profunda. Los músculos producen nuestros movimientos porque están anclados a los huesos, y un músculo fuerte, va a requerir que el hueso al que está ligado sea resistente para soportar esa tonicidad y tensión a la que el músculo lo somete. Fortaleciendo la musculatura, estamos “obligando” a nuestros huesos a hacerse más rígidos para soportar ese aumento de tonicidad, con lo cuál, nuestro cuerpo, que es sabio, va a aumentar la fijación de calcio y otros minerales por parte de los huesos para dotarlos de la rigidez necesaria.

     Si acompañamos nuestras rutinas de ejercicios de Pilates con una dieta basada en el incremento de minerales como el calcio, el magnesio (pescado, frutos secos), vamos a dotar a nuestro cuerpo de las herramientas necesarias para luchar contra el desarrollo de la osteoporosis.

     Además, como ya os apuntábamos en la entrada sobre los beneficios del método, con la forma de realizar los ejercicios de forma controlada y suave, sin trabajar con cargas excesivas, y adecuando el esfuerzo al paciente, vamos a conseguir a corto plazo una mejora en las condiciones físicas del paciente que harán que su calidad de vida también mejore, evitando sobre todo en el futuro las caídas (trabajando el equilibrio y la coordinación) que pueden desembocar en fracturas importantes de huesos que por motivos de la enfermedad se encuentren frágiles (caderas y vértebras principalmente)

     Un saludo y hasta la semana que viene!

Disciplinas mezcladas con Pilates

     Buenos días de nuevo una semanita más! Para el artículo de hoy no vamos a hablar propiamente de Pilates, pero sí de la influencia que tiene con otras disciplinas. De vez en cuando aparece en el mercado una actividad física/disciplina/deporte que es mezcla de otras disciplinas, y una de ellas es pilates. Así por ejemplo tenemos el yoguilates, el acualates, el danzalates, y el último sobre el que hemos leído es el piloxing, mezcla de boxeo y pilates.

     En el artículo de hoy queremos hacer una breve reflexión sobre estas tendencias, que muchas veces lo que buscan es simplemente aprovecharse del tirón mediático o de la popularidad de una de las disciplinas para utilizarla en beneficio de la otra y así explotar una área que no está explotada comercialmente.

     A nosotros nos cuesta creer que por ejemplo podamos mezclar yoga y pilates cuando, por ejemplo, la base de la respiración es completamente distinta en ambas disciplinas. Muchos ejercicios de Pilates tienen su origen en el yoga, eso es así porque Joseph Pilates practicó y estudió yoga para desarrollar posteriormente su método, pero lo diferenció del mismo por utilizar una respiración distinta y una activación de la musculatura abdominal y pélvica que se usa en algunas posturas de yoga, pero no siempre.

     Otras disciplinas o modalidades no es tanto mezcla y más bien es utilizar el método pilates en otro entorno, como puede ser el agua (acualates) o el aire (aeropilates), pero los principios y fundamentos del método no cambian, lo que cambia es el medio donde se realizan, que añaden un componente de dificultad si es el aire, por ejemplo, o de ayuda y soporte, si hablamos del agua.

aquapilates02
fuente: blogbelleza.es

     Y en el último caso que mencionamos al principio, el piloxing, no lo acabamos de ver. Los movimientos de pilates son suaves, armoniosos y controlados, mientras en el boxeo son agresivos, bruscos y a veces un poco descontrolados. Quizás coincidan en la búsqueda de la precisión, pero como desconocemos exactamente el desarrollo de esta disciplina, dejaremos nuestra valoración un poco en “stand by”, hasta tener más información. Creemos que un poco la idea irá en el sentido de trabajar la musculatura abdominal para dar fuerza, equilibrio y estabilidad al resto de movimientos, ¿pero no sería mejor hacer pilates por separado y completar el entrenamiento con trabajo específico de musculación y entrenamiento sobre la lona?.

6rknTmCG_full
fuente: www.fitnessunlimited.co.uk

     En fin, muchas de estas disciplinas surgen en los gimnasios para ofrecer algo distinto y con el paso de los meses, pasada la fiebre por la novedad y viendo el resultado y los beneficios, esa disciplina termina “muriendo” lentamente hasta desaparecer del cuadro de actividades del gimnasio.

     El caso es que el trabajo con Pilates es tan completo, tan global y tan adaptable a cualquier persona, basado en principios de corrección postural y en un trabajo controlado, que es muy fácil “adaptar” parte del trabajo de pilates a cualquier otra disciplina, y así seguirán apareciendo en el futuro disciplinas de este tipo con nombres a veces hasta graciosos.

     Un saludo!

La importancia del “tacto” en Pilates

     Buenos días! En un artículo anterior ya os hablamos de algunos consejos para elegir un buen centro para realizar Pilates de acuerdo a algunas características importantes como número de alumnos por clase, instalaciones y cualidades del instructor. No cabe duda de que un factor muy determinante a la hora de elegir un sitio u otro es el instructor. Cuantas veces no habremos ido a visitar a algún profesional, aunque se encontrase en el rincón más perdido de la ciudad, sólo porque a mi madre o a mi mejor amigo le fue de maravilla.

     Bien, como toda materia en la que se transmiten los conocimientos de unas personas a otras, lo principal es que la persona que nos va a enseñar algo, el profesor, tenga vocación. Si uno no tiene vocación en su trabajo, al final va a trabajar a disgusto y esa infelicidad se va a transmitir. No es tanto problema si estás frente a una máquina, pero si trabajamos de cara al público o con un grupo de personas esa sensación se va a transmitir a las personas con las que trabajamos y el resultado no será muy satisfactorio. No podremos motivar y enganchar a nuestros alumnos y terminarán por abandonar nuestras clases.

elconfidencial
fuente: www.elconfidencial.com

     Otra cualidad muy importante en el docente es la capacidad de transmitir sus conocimientos. ¿A quien no le ha pasado en el colegio o en la universidad, o incluso en algún curso, que el docente está super capacitado, tiene no se cuantos estudios, masters, ha enseñado en EE.UU., Inglaterra, se recorre medio mundo transmitiendo sus conocimientos y sin embargo a mí no me transmite nada? Si nos permitís, es en la disciplina de Pilates donde además esa carencia se nota más, ya que trabajamos con sensaciones, con el problema que ello conlleva, ya que cada sensación es personal e intransferible. Por lo tanto, es muy importante saber transmitir esa sensación que yo como instructor tengo cuando “activo mi centro”, por ejemplo, y ser capaz de traducirla a movimiento en la persona que tengo enfrente.

2

     Y como último apunte, si sobre todo si el punto anterior nos falla un poco, siempre podemos recurrir al tacto. ¡Y no se trata de decirle con tacto a mi alumno que no vuelva! (es broma chicos). Se trata de utilizar una herramienta muy importante que todo instructor de Pilates tiene para sus clases: las manos. Y aquí si que os vamos a ser sinceros: si llevas 4 clases con un instructor y no te ha tocado ni una sola vez cuando te ha corregido, yo cambiaría de instructor. Estamos hablando de movimiento y sensaciones, y si para corregir no utilizamos nuestras manos para guiar el movimiento, para estabilizar una zona determinada, o para detener el movimiento en otra zona del cuerpo que no debe intervenir en el ejercicio, estamos infrautilizando nuestros recursos y no estaremos ayudando a nuestros alumnos a comprender el ejercicio de forma fácil y precisa.

     Bueno, y si algún alumno se siente incómodo con el contacto, que piense que es una herramienta básica que va a facilitar el aprendizaje del método Pilates y le va a ayudar a comprender mejor el movimiento que se le está pidiendo.

12_043

     Un saludo y hasta la próxima!

     P.D. Gracias a nuestra alumna Isabel por las fotos tan bonitas y profesionales y a nuestra modelo Concha!

Monográfico sobre “fitball”

     Muy buenas de nuevo! Hoy vamos a dedicar el artículo a ese gran amigo del Pilates y últimamente de varias disciplinas deportivas, incluso le dedican en algunos gimnasios un espacio propio: el fitball.

fitball9
fuente: saludandbelleza.wordpress.com

     ¿Qué es el fitball? Pues como dicen algunos de nuestros alumnos, es un “pelotón” con muy mala leche. Es una pelota grande, de dimensiones variables según las tallas (normalmente nos encontraremos talla S, M y L) que se utiliza durante los ejercicios de pilates sobre todo para crear inestabilidad durante el movimiento y trabajar así de forma más eficaz sobre la musculatura profunda del cuerpo, aquella que no vemos ni tocamos pero que es muy importante al ser la responsable de mantener correctamente nuestra postura.

     ¿Qué podemos trabajar con el fitball? Pues desde el equilibrio hasta la tonificación, en múltiples posiciones como sentados sobre el fitball, tumbados boca arriba o boca abajo y lo más duro, desde la postura de “plancha” con las manos o los pies sobre el fitball.

     ¿Soy estudiante y no tengo dinero, me podría comprar un fitball como silla? No es una pregunta trampa, lo ideal sería acostumbrarse a sentarse sobre un fitball o sobre una silla ergonómica, ya que al carecer de respaldo impiden que la espalda se acomode mal en el respaldo con el paso de las horas y nos vayamos deslizando hacia fuera del asiento, dejando la zona lumbar en el aire. Además con el fitball puedo trabajar en la movilidad de mi pelvis a la vez que trabajo o como.

     ¿Que talla me compro? Normalmente la talla dependerá del fabricante y debería indicar en las especificaciones del producto el rango de altura adecuado para cada talla. Normalmente, la talla S corresponde a personas hasta 1,65 cm de altura; la M de 1,65 a 1,75 cm y la talla L a personas mas altas de 1,75 cm. ¿Y si me encuentro en el límite de alguna talla? Si mides por ejemplo 1,65, 1,66 o 1,67, en principio te podrías comprar la talla S e inflarla bastante bien, o comprarte la talla M y no inflarta del todo.

     ¿Cómo sé si la pelota está inflada de acuerdo a mi estatura? Una vez te sientes en ella, las rodillas flexionadas deberían formar un ángulo de 90º.

     ¡¡Aún con el inflado acorde a mi estatura con la comprobación de la flexión de rodillas, la pelota va a estallar!! o ¡¡me gusta que la pelota esté super dura!! No utilices esa pelota, la talla no es la adecuada para tí, prueba la talla superior y déjala más blanda, evitarás disgustos por el posible estallido de la pelota cuando te ejercites!!

     Os dejamos un vídeo de un ejercicio de equilibrio sobre fitball.

     Hasta la próxima!

     Equilibrio sobre Fitball

Aeropilates®, ¿en qué consiste?

     Buenos días! Desde que apareció el método Pilates, han aparecido épocas en las que se ha puesto de moda mezclar el Pilates con cualquier otra disciplina, como el yoga (yogalates), con la gimnasia acuática (acualates), con el boxeo (sí, lo leí hace un par de semanas) y seguro que vosotros os acordáis de más o habéis leído o escuchado de alguna otra mezcla rara. Y como ésto nos dará para una entrada posterior, me apunto el escribir de ésto en el futuro. Disciplinas mezcladas con Pilates.

     El motivo de la entrada de hoy es para hablar de una variante del Pilates surgida también hace poco, pero que no es consecuencia de mezclar, sino de implementar el trabajo del pilates con un elemento nuevo y retador como es un columpio, que se cuelga del techo y nos permite hacer trabajo aéreo, dando paso a lo que conocemos como aeropilates® o pilates aéreo, ya que dependiendo del centro donde lo realices le llamarán de una u otra manera.

     En todos los blogs y vídeos que he visto, y también aquí en el centro, el columpio que tenemos y utilizamos es un columpio que consta de dos partes, una parte que es la hamaca, y otra que son dos brazos con distintos estribos a diferentes alturas para agarrar con manos y pies. Toda la estructura se engancha a dos cuerdas guía con nudos a diferentes alturas para regular la altura de la hamaca y de los brazos y adaptarla a la estatura de las personas y a los ejercicios que se vayan a realizar.

foto columpio aeroyoga

     Este nuevo elemento nos permite trabajar con un condicionante más en nuestras sesiones de pilates: el trabajo en suspensión y la ingravidez. Si alguno conoce el famoso entrenamiento en suspensión TRX, lo que el columpio de aeropilates® nos permite es lo mismo, trabajar en suspensión utilizando el peso de nuestro cuerpo para dificultar la ejecución de los ejercicios y mejorar sobretodo el trabajo de tonificación de brazos, piernas y musculatura central.

     Eso en cuanto al trabajo en suspensión, pero con el componente de ingravidez podemos trabajar mucho mejor en la propiocepción y la distribución y movimiento de nuestro cuerpo en el espacio, ¿cómo?, pues con las posturas en inversión, dónde la mente pierde toda referencia, no hay contacto con el suelo y realizar el movimiento perfecto y preciso se convierte en todo un reto.

Hora práctica 102. Sesión Diamante nivel 2 - 4 Muerciélago con trabajo de pesas

     Hasta la próxima!

Pilates y Corrección postural para el futuro de nuestros hijos

     Muy buenas! La semana pasada no es que nos saltásemos el día de publicación de la entrada de nuestro blog, es que estuvimos muy liados adelantando clases porque viajamos 4 días a Madrid para asistir durante el fin de semana al “I Encuentro Montessori para educadores y familias” (si queréis más información sobre el evento visitad www.encuentromontessori.com o la página de www.montessoriencasa.es, con quién fuimos al evento. ¿Y qué tiene ésto que ver con Pilates, os preguntaréis? Os contamos en seguida.

     Para aquellos que no lo conozcan, el método Montessori es un método de enseñanza alternativo creado por María Montessori en la primera mitad del siglo XX. Básicamente, y reduciendo mucho (como os dije, en el enlace anterior tenéis mucha más información), este método se basa en dejar fluir la creatividad y la inquietud del niño a lo largo de su aprendizaje y potenciar aquellas áreas en las que el niño está más interesado para desarrollar toda su capacidad. Además, la metodología se basa en comprender la razón de las cosas a través de la experiencia práctica y no a través del aprendizaje memorizando ideas o conceptos abstractos. “Una idea pensada y comprendida es una idea imborrable en nuestro cerebro”.

     Uno de los conceptos que más nos llaman la atención es que si pudiésemos educar a los niños de forma que conociesen sus inquietudes, curiosidades y a través de la potenciación de las mismas consiguiésemos que desarrollasen toda su capacidad creativa en esas materias, tendríamos en el futuro muy buenos profesionales en todas los campos, con lo que conseguiríamos crear riqueza no sólo personal (personas felices con su trabajo) sino también económica para la comunidad y el país, porque conseguiríamos mantener una generación de grandes profesionales creando riqueza para su país. Imaginad un niño al que de pequeño le interesan mucho las ciencias, o la música, y en lugar de meterlo en un aula donde se le obliga a estudiar cada hora una materia distinta y de forma mecánica, aprendiendo conceptos de memoria, pudiésemos potenciar esas inquietudes y enseñarles todo el tiempo que quisiesen la ciencia de forma práctica, el origen de las cosas, la generación de movimiento, de energía, el ritmo musical, la composición de melodías, la agudeza del oído…

     Pues con estas divagaciones nos dió por adaptar un poco esta idea de educación Montessori al tema del Pilates, el movimiento y la corrección postural, y ahora os explicamos. Hoy día, la mayoría de la generación adulta presenta problemas físicos, dolores, principalmente de espalda, problemas circulatorios y demás debido sobre todo a la falta de ejercicio, al sedentarismo, pero más importante aún, a los malos hábitos posturales. Estos problemas generan multitud de bajas laborales, infelicidad en las personas por motivos de salud y mirando hacia arriba, un gasto enorme en el Estado y en las empresas en cuidados sanitarios. ¿Y si nos planteásemos introducir desde edades tempranas una asignatura en los colegios donde se enseñe a los niños buenos hábitos posturales para reducir a la larga la aparición de lesiones y problemas físicos durante la práctica de cualquier actividad física? Sería como un complemento a la educación física, pero dónde se aprendería a moverse correctamente, de forma natural de acuerdo a nuestra anatomía, y dónde se aprendería a mantener buenos hábitos posturales. No recordamos dónde lo leímos o quién nos lo mencionó, pero en EE.UU. ya se están planteando esta cuestión como medio para ahorrarle al sistema sanitario un montón de dinero en el tratamiento de problemas que simplemente con unos buenos hábitos posturales durante nuestra infancia y adolescencia no aparecerían en las edades adultas. Está cuestión también se la planteaba Eduardo Punset en uno de sus maravillosos episodios de Redes, hablando sobre el cuidado de la madre durante el embarazo: un estudio decía que si se destinasen los suficientes recursos para cuidar a las embarazadas durante la gestación, reduciéndoles el estrés, dándoles los cuidados y ayuda necesarios, en el futuro esa generación adulta tendría muchos menos problemas psicológicos, con el consiguiente ahorro en recursos y personal para el cuidado de estos enfermos, porque si no recordamos mal, lo que anualmente se gasta cada Estado en tratamientos por problemas psicológicos como ansiedad, depresión, etc, es mucho mayor que lo se necesitaría para que las mujeres embarazadas durante ese año pudiesen tener un embarazo adecuado y reducir en el futuro la aparición de estos problemas, estrechamente ligados a lo que pasa en la etapa del embarazo.

     Así que esa es la reflexión que hoy os queremos lanzar desde aquí: ¿Por qué nos empeñamos en gastarnos cantidades enorme del presupuesto en solucionar problemas cuando utilizando un presupuesto bastante menor podríamos trabajar para evitar la aparición de ese problema? Y ya podemos hablar de fracaso escolar, de dolores de espalda o de tratamientos médicos costosos por problemas psicológicos, que la mala gestión de los recursos es la misma.

pilates-para-ninos
fuente: www.medicina-diaria.com

¿Es el Pilates una moda pasajera?

     Pues sí, después del puente del Pilar y estar bastante ocupados con mil historias (esperamos poder anunciaros algunas pronto), nos hemos propuesto escribir un artículo un poco light sobre lo que pensamos de la deriva del Pilates, hacia dónde vamos, si es una moda pasajera o es algo que ya se ha instalado y no nos abandonará de por vida.

pilates-calcetines-5
fuente: www.pilatesdeverdad.es

     Nos hacemos esta pregunta porque hablando de deporte, dieta y otras materias relacionadas con la salud y el bienestar, uno no sabe si se trata de una moda pasajera o de algo que ha nacido para quedarse hasta que no han pasado ciertos años y con la perspectiva del paso del tiempo uno tiene capacidad de analizar el recorrido de esa disciplina, dieta o materia. Y es que el principal problema que tenemos hoy día es ese acceso bestial a la información que tenemos a través de internet, y el ansia de consumo rápido que se ha instalado en nuestra sociedad. Basta que cierto jugador de fútbol o cierta modelo o cantante digan en una entrevista que siguen tal dieta o que realizan tal deporte para que en 2 segundos tengamos cientos de centros que se publicitan ofreciendo esa dieta o deporte, y además cientos de centros que se especializan en formar a profesionales en ese campo.

     En mi experiencia deportiva como monitor nacional de pádel me ha pasado un poco eso. Yo conocí el pádel y me formé como monitor nacional de pádel hace casi 10 años, cuando se acababa de dar a conocer gracias a por aquel entonces el Presidente del Gobierno José María Aznar. Había muy pocos clubes deportivos dónde se pudiese practicar este deporte y la mayoría eran muy exclusivos. De la noche a la mañana empezaron a surgir clubes con pistas de pádel, planes E del gobierno de Zapatero para hacer pistas de pádel en el pueblo más escondido de la geografía española, monitores por todos lados y lo que era mejor, una ingente demanda que hizo florecer en todas las grandes ciudades y zonas turísticas un negocio que parecía no tener límite. La gente se gastaba cada 3 meses 200€ en una pala de pádel, incluso si acababan de empezar a dar clases. Ropa deportiva, zapatillas, patrocinio de torneos, etc, pero lamentablemente, este auge vino de la mano de la burbuja inmobiliaria, y con el fin de la burbuja y la crisis, el pádel pinchó también. Se dejaron de organizar eventos, y poco a poco esa fiebre fue pasando hasta hoy día, donde muchos clubes han cerrado. Pero basta la burbuja inmobiliaria para explicar ésto? Por supuesto que no, y es que además uno practica deporte para sentirse bien y notar los beneficios de la práctica del mismo. Quiere decir ésto que en este caso la práctica del pádel no reporta beneficios? Por supuesto que no, pero a lo mejor esos beneficios no son tan evidentes y no a todas las personas que lo practican le aporta los mismos beneficios y un período de tiempo razonable. En este caso la práctica del pádel tenía un beneficio de componente más social y psicológico que físico.

     Pues todo ese ladrillo sobre mi experiencia con el pádel viene a colación de la comparación con el Pilates. Porque en muchos sentidos el Pilates también parece hoy día un poco moda, lo que pasa que esa moda está creciendo desde el año 2000, más o menos, cuando a través de una sentencia en EE.UU. se permitió a cualquier persona utilizar el nombre del método Pilates en su centro de trabajo si lo que hacía era enseñar los ejercicios desarrollados por Joseph. Se eliminó así la posibilidad de registrar el método y limitarlo sólo a aquellos profesionales que cursasen en una escuela reconocida. Se extendió el método y con él se popularizó la moda de practicar Pilates, también a raíz de la práctica del método por muchos famosos. Ya en sus inicios, el método Pilates se popularizó en EE.UU. porque personalidades del cine, la música y la danza de los años 50 y 60 empezaron a acudir al estudio que Joseph Pilates tenía en Manhattan.

     ¿Y por qué creemos que el Pilates no es una moda pasajera? En primer lugar porque ya tiene bastante recorrido como para calificarlo como moda, y es que el método existe desde hace 50 años como poco, y cada vez va creciendo su práctica, su difusión y sobre todo la investigación científica alrededor del método Pilates, confirmando los beneficios que obtenemos de la realización de la práctica del mismo; en segundo lugar porque los beneficios que se obtienen de la práctica del método se empiezan a notar muy pronto, y como además es una actividad que pueda realizar cualquier persona independientemente de su edad y condición física, es muy difícil que no haya alguien alguna vez que no necesite de la práctica del método; por último, es una actividad que cada vez recomiendan más lo médicos, los fisioterapeutas y los profesionales relacionados con la rehabilitación de lesiones, por lo que incluso pensamos que en un futuro la rehabilitación se encaminará a curar a través del movimiento y no del medicamento.

Elegir el mejor sitio para practicar Pilates

     Buenos días! El artículo de hoy trata de una cuestión muy importante que nuestros alumnos/pacientes de Pilates se han hecho cuando por fin se han decidido a practicar Pilates: ¿cuál es el mejor sitio para hacer Pilates?

pilates thomasgym
fuente: www.thomasgym.com

     En principio, el mejor sitio para hacer Pilates será el que cumpla los objetivos por los que yo me he propuesto hacer Pilates, y ese sitio puede ser tanto un gimnasio con clases multitudinarias como un pequeño estudio de Pilates con clases individuales. Sin embargo, partiendo de la base de que la gran mayoría de la gente que se decanta por Pilates lo hace para fortalecer la musculatura y evitar esa típica lesión que cada dos por tres nos tiene un fin de semana en cama, lo hace porque el médico le ha recomendado hacer una actividad suave que trabaje de forma global todo el cuerpo, lo hace para corregir malos hábitos posturales o erróneos patrones de movimiento que generan desgaste excesivo en articulaciones, o bien porque por motivos de edad no puede hacer otra actividad más agresiva o dinámica, en estos casos las clases de Pilates de los gimnasios no suelen ser la mejor opción, aún cuando el instructor de Pilates esté muy bien formado y tengan mucha experiencia en el manejo y desarrollo de clases grupales.

     Otro aspecto muy importante últimamente es el económico, ya que no todos pueden acceder a las clases de un buen centro de Pilates. Así que, valorando estos dos aspectos (salud y economía), os vamos a dar una serie de consejos para que podáis encontrar el centro de Pilates que se adapte a vuestra necesidades.

     – En el supuesto de que seamos una persona sin ningún problema físico a priori, con una edad en la que puedo realizar actividad física de forma regular sin mayores contratiempos, el gimnasio podría ser una buena opción puesto que en precio será muy difícil de batir. Si además me gusta hacer actividad física con mucha gente y sobre todo busco un objetivo más de desconexión y alejamiento de mis rutinas y preocupaciones diarias, sería la opción que yo elegiría, sobre todo también para probar qué es eso de Pilates y si de verdad consigue llenarme y motivarme. El inconveniente que tenemos en este caso y no es poca cosa, es que como toda actividad física, si realizo mal los ejercicios en lugar de un beneficio puedo estar generando un daño o lesión, por lo que en este aspecto es importante la capacidad del instructor de Pilates para saber dirigir la sesión y hacer las modificaciones necesarias de acuerdo al grupo que tiene.

     – Pero la gran mayoría de la gente que se acerca a Pilates no está en ese primer supuesto, por lo que en este caso le deberíamos dar prioridad al aspecto referente a la salud frente al económico. Así, cuanto más individualizada y personalizada sea la clase, mucho mejor, puesto que las sesiones estarán diseñadas teniendo en cuenta el nivel físico de la persona, las limitaciones que tiene, y los objetivos serán individuales, por lo que podremos ser más concretos y marcar mejor los pasos para alcanzar esos objetivos.

     Ginmasio:

     – Ventajas: precio, ambiente más “joven”, más servicios incluidos en el precio total.

     – Inconvenientes: el objetivo principal de la clase es hacer ejercicio sin prestar demasiada atención a la forma de hacerlo (aquí depende lógicamente de la implicación del instructor), la clase no está diseñada expresamente para mí, teniendo en cuenta mis limitaciones/problemas físicos, normalmente suele haber unas horas en las que se realizan las clases y me tengo que adaptar a ese horario. Al ser clases amplias, hay personas de muy distinta condición física, por lo que al homogeneizar la clase para que el desarrollo sea fluido y dinámico (normalmente se tiende a homogeneizar a un nivel inferior), sin muchas interrupciones para explicar, modificar ejercicios, puede que las clases sean un poco aburridas a veces si quiero más trabajo o intensidad. El mayor inconveniente, desde nuestro punto de vista, es que en la mayoría de los gimnasios, el instructor de Pilates hace los ejercicios a la vez que el resto de la clase, por lo que es imposible corregir aquellos gestos/movimientos que se ejecuten mal, pudiendo provocar ésto algún daño o lesión posterior.

     Estudio/centro privado:

     – Ventajas: clases individuales totalmente adaptadas a mi condición física (embarazada, lesión muscular, entrenamiento personal) y desarrolladas para conseguir los objetivos por los que me he propuesto hacer Pilates, ambiente más relajado y personalizado, estrecha comunicación con el instructor, facilidad de adaptar las clases a mis horarios, precio más asequible si hay posibilidad de clase en grupo (normalmente son grupos reducidos), conocimiento más profundo de lo que implica el movimiento de mi cuerpo, aprendiendo a utilizar mejor mi musculatura, corrigiendo malos hábitos posturales y patrones erróneos de movimiento.

     – Inconveniente: el principal suele ser el precio de las clases, aunque si ofrecen clases en grupo el precio se puede ajustar bastante biena lo que puedo pagar, y la diferencia de trato en las clases se va a notar, a lo mejor no tengo posibilidad de acceder a un estudio/centro muy cerca de mi casa, y necesitaré desplazarme, con el inconveniente que ello conlleva de tiempo.

     Y una vez puestos sobre la mesa los pros y contras, nuestros consejos:

     1. ¿Gimnasio o centro privado? Para un trabajo más personalizado y más seguro centro privado.

     2. ¿Y si es muy caro? Busca un centro privado dónde se ofrezcan clases de grupo con poca gente, 6 o 7 personas, que por lo general son más baratas que las individuales.

     3. El médico me ha recomendado hacer un trabajo físico suave por motivos médicos. Un centro privado, a ser posible con clases individuales.

     4. Voy a elegir un centro privado con clases de grupo. Aquí la mejor opción dependerá ya del “feeling” con el instructor. Si el instructor es atento contigo, te pregunta, te corrige, te motiva, hace que esperes con ansia la próxima clase de Pilates, has elegido bien. Si el “feeling” no es bueno después de un tiempo prudencial, prueba otro centro. Uno de los elementos claves para saber si un instructor es buen profesional o no es que te toque, que utilice sus manos para corregirte y guiarte en el movimiento.

     5. En el centro dónde voy ofrecen Pilates suelo y máquinas. ¿Por cuál me decanto? Para los principiantes, pilates suelo para empezar aprendiendo los ejercicios básicos del método y sobre todo para aprender a movernos bien y controlar la respiración. Para un reto mayor, si ya dominados la técnica, hacer máquinas.

pilates-chicas
fuente: www.darsana.net

     Esperamos que este artículo haya servido a aquellos indecisos que están buscando el sitio ideal para empezar a practicar Pilates y les damos las gracias a todos los alumnos del centro por su sinceridad, porque muchas de las respuestas y consejos vienen de sus comentarios día a día.

     Hasta la próxima!