Pilates y Corrección postural para el futuro de nuestros hijos

     Muy buenas! La semana pasada no es que nos saltásemos el día de publicación de la entrada de nuestro blog, es que estuvimos muy liados adelantando clases porque viajamos 4 días a Madrid para asistir durante el fin de semana al “I Encuentro Montessori para educadores y familias” (si queréis más información sobre el evento visitad www.encuentromontessori.com o la página de www.montessoriencasa.es, con quién fuimos al evento. ¿Y qué tiene ésto que ver con Pilates, os preguntaréis? Os contamos en seguida.

     Para aquellos que no lo conozcan, el método Montessori es un método de enseñanza alternativo creado por María Montessori en la primera mitad del siglo XX. Básicamente, y reduciendo mucho (como os dije, en el enlace anterior tenéis mucha más información), este método se basa en dejar fluir la creatividad y la inquietud del niño a lo largo de su aprendizaje y potenciar aquellas áreas en las que el niño está más interesado para desarrollar toda su capacidad. Además, la metodología se basa en comprender la razón de las cosas a través de la experiencia práctica y no a través del aprendizaje memorizando ideas o conceptos abstractos. “Una idea pensada y comprendida es una idea imborrable en nuestro cerebro”.

     Uno de los conceptos que más nos llaman la atención es que si pudiésemos educar a los niños de forma que conociesen sus inquietudes, curiosidades y a través de la potenciación de las mismas consiguiésemos que desarrollasen toda su capacidad creativa en esas materias, tendríamos en el futuro muy buenos profesionales en todas los campos, con lo que conseguiríamos crear riqueza no sólo personal (personas felices con su trabajo) sino también económica para la comunidad y el país, porque conseguiríamos mantener una generación de grandes profesionales creando riqueza para su país. Imaginad un niño al que de pequeño le interesan mucho las ciencias, o la música, y en lugar de meterlo en un aula donde se le obliga a estudiar cada hora una materia distinta y de forma mecánica, aprendiendo conceptos de memoria, pudiésemos potenciar esas inquietudes y enseñarles todo el tiempo que quisiesen la ciencia de forma práctica, el origen de las cosas, la generación de movimiento, de energía, el ritmo musical, la composición de melodías, la agudeza del oído…

     Pues con estas divagaciones nos dió por adaptar un poco esta idea de educación Montessori al tema del Pilates, el movimiento y la corrección postural, y ahora os explicamos. Hoy día, la mayoría de la generación adulta presenta problemas físicos, dolores, principalmente de espalda, problemas circulatorios y demás debido sobre todo a la falta de ejercicio, al sedentarismo, pero más importante aún, a los malos hábitos posturales. Estos problemas generan multitud de bajas laborales, infelicidad en las personas por motivos de salud y mirando hacia arriba, un gasto enorme en el Estado y en las empresas en cuidados sanitarios. ¿Y si nos planteásemos introducir desde edades tempranas una asignatura en los colegios donde se enseñe a los niños buenos hábitos posturales para reducir a la larga la aparición de lesiones y problemas físicos durante la práctica de cualquier actividad física? Sería como un complemento a la educación física, pero dónde se aprendería a moverse correctamente, de forma natural de acuerdo a nuestra anatomía, y dónde se aprendería a mantener buenos hábitos posturales. No recordamos dónde lo leímos o quién nos lo mencionó, pero en EE.UU. ya se están planteando esta cuestión como medio para ahorrarle al sistema sanitario un montón de dinero en el tratamiento de problemas que simplemente con unos buenos hábitos posturales durante nuestra infancia y adolescencia no aparecerían en las edades adultas. Está cuestión también se la planteaba Eduardo Punset en uno de sus maravillosos episodios de Redes, hablando sobre el cuidado de la madre durante el embarazo: un estudio decía que si se destinasen los suficientes recursos para cuidar a las embarazadas durante la gestación, reduciéndoles el estrés, dándoles los cuidados y ayuda necesarios, en el futuro esa generación adulta tendría muchos menos problemas psicológicos, con el consiguiente ahorro en recursos y personal para el cuidado de estos enfermos, porque si no recordamos mal, lo que anualmente se gasta cada Estado en tratamientos por problemas psicológicos como ansiedad, depresión, etc, es mucho mayor que lo se necesitaría para que las mujeres embarazadas durante ese año pudiesen tener un embarazo adecuado y reducir en el futuro la aparición de estos problemas, estrechamente ligados a lo que pasa en la etapa del embarazo.

     Así que esa es la reflexión que hoy os queremos lanzar desde aquí: ¿Por qué nos empeñamos en gastarnos cantidades enorme del presupuesto en solucionar problemas cuando utilizando un presupuesto bastante menor podríamos trabajar para evitar la aparición de ese problema? Y ya podemos hablar de fracaso escolar, de dolores de espalda o de tratamientos médicos costosos por problemas psicológicos, que la mala gestión de los recursos es la misma.

pilates-para-ninos
fuente: www.medicina-diaria.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *